Superposición del sitio

¿Qué leer en agosto? 5 responsables de prensa nos recomiendan sus libros preferidos para este verano

Al llegar estas fechas veraniegas, todos tenemos más tiempo para leer y no siempre tenemos claro qué leer. Un torbellino de novedades, aun este año con la pandemia, han inundado las librerías españolas y, muchas veces, es fácil perderse entre los brillos y fulgores de las portadas y los nombres que más se ven.

Así las cosas, hemos pedido a aquellos que están siempre promocionando libros durante el año, los responsables de prensa, de cinco editoriales españolas, que nos destaquen 3 títulos que, por una u otra razón, les hayan llamado la atención, nos quieran recomendar, o piensan leer durante el verano. Hay novedades, pero también libros de hace algunos años. Incluso algunos descatalogados (ojalá sirva esta llamada de atención para que sus respectivas editoriales los reediten). Ya saben que lo atemporal siempre es tendencia.

Pasen, lean y compartan; pues para eso son, finalmente, los libros.

Javier Lucini – Dirty Works

Noche cerrada (Sajalín Editores, 2020), de Chris Offutt.

Apalaches, hillbillies y moonshiners. No tiene ni un solo ingrediente que nos desagrade. Esta es su primera novela, después de varios libros impecables de relatos y memorias (que también recomendamos, Kentucky seco en Sajalín y Mi padre el pornógrafo en Malas Tierras). Solo una pega: se devora casi de una sentada y te deja con mucha sed.

Con Impala llegará (BandaÁparte Editores, 2020), de Carles Humet & Edu Cots.

Un libro de viajes por cuatro continentes a lomos de una máquina única, la icónica Impala, «la moto collonuda», robusta, sencilla y todoterreno. Ya que no vamos a poder movernos mucho en este verano aciago de turismo embarrancado, que mejor que soñar con motos, carreteras y espacios abiertos.

Signos de contrabando: Informe contra la idea de comunicación (Underwood, 2019), de Antonio Valdecantos.

Aunque no sea una novedad, este libro, que inaugura la colección Brulotes de la editorial Underwood, en una de las mejores cosas que le han pasado este año al mundillo editorial. Una nueva colección de ensayo, cuidadosamente editada y de diseño exquisito, que promete darnos muchas alegrías. Como dice el director de la colección, Javier López González, «contra el estupendismo, lenguas de fuego». Textos incendiarios para tiempos de sequía.

Ingrid Rodríguez – Sexto Piso

Las malas (Tusquets, 2020), de Camila Sosa.

Esta novela propone lo que para mí es una de las mayores virtudes de la literatura: el acceso a aquellas realidades socialmente vetadas, desde la seguridad y el amparo de nuestras propias vidas. En “Las malas” acompañamos a Camila, una mujer trans, que encuentra en el parque su lugar de trabajo, una familia que finalmente la acepta y le enseña todo aquello que pueda necesitar. Encaran entre todas el desprecio mudo de la sociedad, la violencia de las horas y las calles, con el cariño y el compromiso que requiere vivir en los márgenes: «a las travestis no nos nombra nadie, sólo nosotras».

Muro fantasma (Sexto Piso, 2020), de Sarah Moss.

Tiene un punto de partida por lo pronto curioso: Silvie y su familia van a pasar sus vacaciones a un campamento que replica las condiciones de vida de la Edad del Hierro. Su padre, un hombre de clase obrera, cuya convicción de que cualquier tiempo pasado fue mejor lleva a la familia a recrear en el presente un pasado histórico más idealizado de lo que piensa. Una nouvelle con una atmósfera que va cargándose de matices y sombras, descrita con una sutileza narrativa muy poderosa.

Panza de burro (Editorial Barrett, 2020), de Andrea Abreu.

Es un derroche verbal y expresivo como pocos. El libro perfecto para el verano ya que recupera ciertos elementos de nuestra adolescencia sin caer ni un fisquito en la nostalgia del mirar atrás. La historia de estas dos amigas inseparables que están descubriendo sus cuerpos y sus límites naturaliza por completo la verdadera dimensión de la amistad. Dos amigas inseparables justo en ese momento en que todo deja de ser como hasta entonces era.

Daniel Osca / Sajalín Editores

Delitos a largo plazo (Reservoir Books, 2009), de Jack Arnott,

Es el primer libro de una trilogía y tiene como protagonista a Harry Starks, un violento gángster londinense maníaco depresivo y gay (inspirado en uno de los temibles gemelos Kray). La novela refleja a las mil maravillas la mezcla de glamour y podredumbre del Swinging London. El elenco de narradores y personajes es excepcional.

El sol verde (Adn, 2018) de Kent Anderson

Tercera novela de Kent Anderson protagonizada por Hanson, veterano de Vietnam reconvertido en policía. Un llanero solitario que patea las calles de Oakland y cuyos métodos no agradan a sus jefes en el Departamento. En Sajalín publicaremos la primera novela de Anderson (Simpatía por el diablo), basada en sus dos periodos de servicio con las fuerzas especiales en Vietnam.

El milagro de Castel di Sangro (Contra, 2014) de Joe McGinniss

Es la crónica que Joe McGinniss, periodista norteamericano, hizo de la primera temporada en la serie B (segunda división) del modesto equipo de fútbol italiano Castel di Sangro. McGinnis compartió mesa, entrenamientos y confidencias con el entrenador, los jugadores y el oscuro personaje que manejaba los hilos del equipo. El mejor libro que jamás he leído sobre fútbol.

Andrea Tommasini / Roca Editorial y Sapristi

Calypso (Niños gratis, 2019), de Rafael de Jaime Julià.

Ideal para la playa: la historia te lleva a un tórrido verano de los años 60 en la costa española, protagonista un escritor gay americano invitado a pasar la temporada en la mansión de una amiga actriz donde se supone que debería acabar su novela, pero en lugar de dedicarse a su trabajo le va escribiendo cartas a su marido que se ha quedado en Nueva York contándole (casi) todo lo que pasa a su alrededor, entre adolescentes seductores, ambiguos toreros, la sombra del franquismo y litros de gin-fizz.

Peyton Place (Blackie Books, 2019), de Grace Metalious.

Una lectura ligera, pero excelente para disfrutar en vacaciones. Ambientada en la provincia americana en los años 50, es un culebrón que te engancha de principio a fin y que cuando salió a la venta en 1956 se convirtió en un éxito y también en un escándalo. Antes de ver la peli con la mítica Lana Turner, lee el libro.

Gente normal (Literatura Random House, 2019), de Sally Rooney.

¿Por qué? Porque este verano no quieres ser el único que no pueda decir si es mejor la serie o el libro y porque realmente está muy bien y deberías leerlo. Es mucho más que una historia de amor y sí, tiene su punto millennial, pero eso hay que verlo como un plus.

Agnès Font / Consonni y Capitán Swing

Me llaman Capuchino (Automática, 2012), Daniil Jarms.

Daniil Jarms vivió 37 años, buena parte de ellos bajo el régimen estalinista. Luego murió de hambre. Sus relatos se enmarcan dentro de la corriente del absurdo y el surrealismo, y contienen dosis idénticas de crudeza y humor. Un libro tan genuino como maravilloso.

Ensayo sobre el día logrado (Alianza Editorial, 2019), Peter Hanke. 

Preguntarse qué es un día logrado equivale a preguntarse en qué consiste vivir, los días, uno tras otro. Para ello, Hanke se sirve de reflexiones sobre el paisaje cotidiano, con una mirada atenta a la poesía que comprende cada pequeño detalle.

Confabulaciones (Interzona, 2017), John Berger.

Este es el último libro que escribió Berger. En forma de bloc de notas, contiene algunos de sus dibujos y pinturas. Sus siempre sensibles y humanas palabras, esta vez vienen teñidas por una vejez consciente, que realza la importancia de lo sencillo. Un año más tarde fallecería.

*Publicada originalmente el 07 de agosto de 2020 en MondoSonoro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *