Superposición del sitio

Cargador de imaginaciones

Te recomendamos algunas jugosas lecturas que nos hablan de empatía, locura, adicciones, miedos o deseo. La vida, resumida en textos y viñetas.

Clics contra la humanidad (Gatopardo), de James Williams, es una reflexión urgente sobre la imperiosa necesidad de liberar la atención humana a la que nos esclaviza la tecnología contemporánea. Para el autor, que fue estratega de Google durante diez años y recibió el Founder’s Award, el máximo reconocimiento de la compañía, el problema de la tecnología es que no sirve ya para organizar la información sino para gestionar nuestra atención. Williams, que recibió el Nine Dots Prize al pensamiento innovador por este libro, nos anima a “movilizarnos con urgencia para afirmar y defender nuestra libertad de atención”. Dicho de otra forma, se trata de ajustar los objetivos y valores de las tecnologías que absorben nuestra atención y ponerlos de nuestra parte.

La periodista y escritora Laura Ferrero vuelve a la ficción con La gente no existe (Alfaguara). En la estela de su primer y exitoso primer libro de cuentos, Piscinas vacías, en esta nueva entrega de relatos breves, Ferrero se cuestiona por las distancias adecuadas que se han de tomar en la vida, con la memoria, pero también con el miedo y el deseo. Igual que en el resto de su producción narrativa, la autora barcelonesa indaga en la complejidad de las relaciones humanas. Con un matiz: quizá si en su anterior libro de cuentos investigaba más sobre la sonoridad de los ruidos, aquí propende hacia una misteriosa esperanza silenciosa.

Y en el apartado de ficción internacional, nos gustaría llamar la atención sobre la novela La facultad de sueños. Anexo a la teoría sexual (Nórdica), de la autora sueca Sara Stridsberg. El libro toma como figura central a la feminista radical Valerie Solanas, autora del manifiesto SCUM y célebre por haberle disparado en 1968 tres tiros a Andy Warhol (acertó solo uno), después de haber participado en varias de sus películas y de no haber conseguido que éste le produjera una de sus obras de teatro. “Tenía demasiado control sobre mi vida”, declaró en su momento Valerie Solanas, como justificación al ataque. El libro no es exactamente una biografía, sino más bien una fantasía literaria. En él, se combina la narración en segunda persona con diálogos cinematográficos, poesía, informes legales, transcripciones judiciales y conversaciones con psiquiatras. Un experimento estilístico que se lee como una carta de amor.

El autor, guionista y dibujante Tyto Alba nos presenta en la novela gráfica Whitman (Astiberri) una historia poco conocida del seminal poeta norteamericano. Se trata del viaje que realizó Whitman durante la guerra de Secesión estadounidense a la búsqueda de su hermano. Impactado por las terribles visiones de los soldados heridos, decidió quedarse para cuidar de ellos. Así, demoró meses en hospitales de campaña acompañando a los soldados solitarios, ayudándoles a escribir las cartas para sus familiares y recogiendo donaciones para los heridos.

Si en Estamos todas bien(Salamandra, 2018), su ópera prima, la joven ilustradora valenciana Ana Penyas reivindicaba la heroicidad cotidiana de sus dos abuelas, en una obra que le servía para, al tiempo, homenajear a las mujeres de toda una generación olvidada en nuestro país, en Todo bajo el sol (Salamandra) lleva a cabo una profunda reflexión acerca del drama humano que se esconde detrás de la especulación urbanística y el turismo de masas en España, a través de una familia levantina, a comienzos de la década de los años sesenta.

Por último, queríamos recomendarles Kraut (Fulgencio Pimentel), de Peter Pontiac. Por fin podemos disfrutar en español de la obra más ambiciosa y lograda del maestro del cómic underground alemán. Con ecos de Will Eisner y de Art Spiegelman, aquí sigue Pontiac la veta confesional de la que ya se sirviese para narrar su adicción a la heroína. Pontiac, con su estilo crudo, personal e hiperdetallista, desarrolla en Kraut una epístola biográfica, una carta al padre, antiguo colaborador nazi y periodista de las SS. Un verdadero pulso dramático en el que Pontiac, fallecido a causa de la hepatitis B en 2015, confronta sus fantasmas más íntimos.

*Publicado originalmente en Revista El Duende, el 01 de febrero de 2021.